Vacunas contra el COVID-19

Algunas de las vacunas más comunes como las vacunas antigripales están cubiertas por tu plan de medicamentos recetados. Consulta al patrocinador del plan sobre la cobertura específica y el copago.

Si están cubiertas las vacunas antigripales, tú y todos los demás miembros cubiertos por tu plan pueden ir a una farmacia participante local para recibir la vacuna antigripal. Toma en cuenta que cada estado tiene reglas específicas sobre las restricciones de edad, qué vacunas puede administrar un farmacéutico certificado y si se requiere una receta.

Hay datos de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) que muestran que en la temporada de gripe 2018-2019, solo el 45% de los adultos aproximadamente recibieron la vacuna antigripal. Este año, más que nunca, invitamos a la mayor cantidad posible de estadounidenses a que se vacunen contra la gripe, incluso a aquellos que no se han vacunado antes, para ayudar a combatir el COVID-19. Es particularmente importante que las mujeres embarazadas, los adultos mayores y las personas con condiciones de salud crónicas reciban la vacuna antigripal no solo este año, sino todos los años.

Las inmunizaciones, comúnmente llamadas vacunas, ayudan a protegerte a ti, a tus familiares y amigos y a la comunidad del contagio y la propagación de enfermedades que las vacunas pueden prevenir como la gripe estacional, la tos ferina, el sarampión, el herpes zóster, la neumonía y el COVID-19. Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), nos vacunamos no solo para protegernos a nosotros mismos y a nuestros hijos de enfermedades estacionales como la gripe, nos vacunamos para proteger nuestro futuro, porque las vacunas son una de las mejores maneras de ponerle fin a los efectos secundarios graves de ciertas enfermedades. Además, las vacunas contra el COVID-19 son una de muchas herramientas importantes para ayudarnos a controlar esta pandemia.

Obtén más información sobre lo que los CDC tienen para decir sobre la importancia de las vacunas en www.cdc.gov/vaccines/vac-gen/vaxwithme.html.

Las vacunas contra el COVID-19 están cubiertas a través del beneficio de farmacia de la mayoría de los planes. Consulta al patrocinador del plan sobre la cobertura específica y el copago.

Si están cubiertas las vacunas contra el COVID-19, tú y todos los demás miembros cubiertos por tu plan pueden ir a una farmacia participante local para recibir la vacuna contra el COVID-19 cuando esté ampliamente disponible. Toma en cuenta que cada estado tiene reglas específicas sobre las restricciones de edad, qué vacunas puede administrar un farmacéutico certificado y si se requiere una receta. Llama a tu farmacia antes de ir para estar seguro de que la farmacia pueda administrar las vacunas contra el COVID-19, que tenga vacunas disponibles para su administración y para programar una cita si la farmacia lo requiere.

El 11 de diciembre del 2020, la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés) de los EE. UU. emitió la primera autorización para uso de emergencia de la vacuna contra el COVID-19. Se espera que el suministro inicial de la vacuna sea limitado y, por lo tanto, se asigne al personal de cuidado de la salud y al personal y los residentes de los centros de cuidado a largo plazo (LTC, por sus siglas en inglés). Sin embargo, el suministro de la vacuna aumentará con el tiempo y todos los adultos deberían poder vacunarse en el 2021.

Paxlovid es un medicamento en fase de investigación aprobado para el tratamiento rápido del COVID-19. La “autorización de uso de emergencia” permite que este tratamiento llegue a la población más rápido que los tratamientos tradicionales teniendo en cuenta la crisis de salud pública. Por eso, es posible que todavía se desconozcan algunos efectos secundarios y los resultados de Paxlovid a largo plazo.

En este momento la respuesta no está clara. Los virus pueden mutar con el tiempo y todavía no comprendemos totalmente por cuánto tiempo las vacunas pueden brindar protección contra la infección por COVID-19. Este es un tema que seguirá siendo estudiado por la comunidad médica y científica.

Si recibiste la vacuna en una farmacia minorista, puedes ver fácilmente tu estado actual de vacunación en la aplicación móvil de Express Scripts.

Si recibiste la vacuna en un centro de vacunación masiva y no se presentó ningún reclamo ante Express Scripts, deberás usar tu tarjeta de vacunación impresa. También puedes consultar con el registro de salud local de tu estado si deseas obtener información de verificación.

A partir del 15 de enero del 2022, tu plan de beneficios podría cubrir hasta 8 pruebas de COVID-19 para realizar en el hogar cada 30 días, por miembro. Eso significa que pagarás $0 de copago por tus pruebas. Tienes algunas opciones para acceder a las pruebas:

  1. Puedes comprarlas en el mostrador de una farmacia por un copago de $0. Asegúrate de brindar la información sobre tu beneficio.
  2. Envía un reclamo de reembolso mediante un recibo de farmacia de una farmacia participante local. Ingresa para ver las instrucciones de envío de reclamos.
  3. Haz un pedido a través de Express Scripts Pharmacy. Ingresa o regístrate para hacer un pedido. Ten en cuenta que a corto plazo habrá suministros limitados y las pruebas podrían tardar hasta 4 semanas en llegar. Estamos trabajando para mejorar nuestra cadena de suministro y nuestros plazos de entrega.

Debido a la alta demanda, posiblemente debas esperar 4 semanas para recibir las pruebas.

En la mayoría de las pruebas de COVID-19 para hacer en el hogar, se utiliza una muestra autorecolectada de hisopado nasal anterior (nares) suave para determinar un resultado positivo o negativo de COVID-19. El hisopo se sumerge en un reactivo y, luego, la muestra se coloca en una tira reactiva. Sigue las instrucciones específicas de tu prueba para obtener resultados precisos.

Paxlovid de Pfizer es un medicamento en fase de investigación aprobado para uso de emergencia para reducir la gravedad del COVID-19 leve a moderado. El tratamiento también puede reducir la duración de la enfermedad o el riesgo de hospitalización.

Se recomienda tomar Paxlovid lo más pronto posible luego del diagnóstico y dentro de los cinco días posteriores a la aparición de los síntomas.

Si tu plan cubre Paxlovid, un farmacéutico podría recetártelo. De lo contrario, consulta en la farmacia sobre las opciones de pago.

Paxlovid puede usarse para tratar COVID-19 leve a moderado en adultos y niños de 12 años en adelante que pesen al menos 88 libras (40 kg). Estas personas deben estar en riesgo de desarrollar COVID-19 grave y haber obtenido un resultado positivo reciente en la prueba del virus.

Asegúrate de mencionar si estás embarazada, si podrías quedar embarazada o si estás en período de lactancia. También debes informarle a tu farmacéutico sobre cualquier alergia que puedas tener, si tienes alguna enfermedad hepática o renal, o alguna enfermedad grave.

Paxlovid es un medicamento en fase de investigación aprobado para uso de emergencia. Por lo tanto, se podrían descubrir efectos secundarios nuevos.

Algunos de los posibles efectos secundarios de Paxlovid son:

  • Reacciones alérgicas (urticaria, opresión en la garganta, problemas para tragar, sarpullido)
  • Problemas hepáticos (ictericia, orina oscura, heces pálidas, ardor estomacal)
  • Resistencia a los medicamentos para el VIH

Algunos efectos secundarios menos frecuentes de Paxlovid pueden ser:

  • Alteraciones en el gusto
  • Diarrea
  • Presión arterial alta
  • Dolores musculares
  • Dolor abdominal
  • Náuseas

Comunícate con tu proveedor de cuidado de la salud si algún efecto secundario te molesta o no se te pasa. Puedes comunicar cualquier efecto secundario a la FDA en línea o llamando al 1-800-FDA-1088.

También puedes comunicarte directamente con Pfizer en línea o llamando al 1-800-438-1985.

Si no encuentras la respuesta a tu pregunta, contáctanos.