Lo que deberías saber como padre o madre si tu niño toma medicamentos a largo plazo

A young child sitting on her father’s lap uses an inhaler with the help of a healthcare provider.

Elimina el estrés que implica manejar los medicamentos diarios de tu niño

Según la American Academy of Pediatrics, entre 10 y 20 millones de niños en los EE. UU. viven con una discapacidad o una enfermedad crónica.1 Muchos de estos niños requieren uno o más medicamentos diarios para sobrellevarla.

Como padre o madre de un niño que toma medicamentos a largo plazo, te encuentras con muchas dificultades: desde tener los medicamentos a mano, hasta asegurarte de que tu niño tome sus medicamentos correctamente (a veces en la escuela o en la guardería) y verificar que los medicamentos se guarden de manera segura.

Aquí tienes algunas sugerencias sencillas para ayudar a los padres a manejar los factores de estrés diarios relacionados con el cuidado de un niño que toma medicamentos a largo plazo.

Termina con las dificultades relacionadas con los medicamentos

La mayoría de los padres están de acuerdo en que darle medicamentos diarios a un niño no es divertido, especialmente si es a un pequeño. Estos son algunos trucos y consejos que pueden ayudar:

  • Engaña a su sentido del gusto. Si el gusto del medicamento es el problema, prueba darle a tu niño algo frío, como hielo picado, o déjalo probar un poco de su helado favorito antes. Las temperaturas frías pueden ayudar a adormecer el sentido del gusto y así el medicamento no tendrá tan mal sabor. También puedes probar mezclar el medicamento con algo sabroso, como puré de manzana o pudín. Consulta primero al farmacéutico para ver si el medicamento se puede triturar y asegúrate de que el alimento no interfiera con el medicamento. Si el medicamento se puede mezclar con alimentos, asegúrate de que tu niño lo coma todo para recibir la dosis completa del medicamento.
  • Hazle sentir que tiene el control. A veces, los niños están más dispuestos a tomar medicamentos cuando sienten que están a cargo. Considera la posibilidad de dejar que tu niño decida dónde tomar el medicamento, que te ayuda a sostener la cuchara o la jeringa de dosificación y, si es lo suficientemente grande, que lo administre él mismo.
  • Adopta un enfoque positivo. Si tu niño percibe que te sientes mal por hacerlo tomar el medicamento, podría jugar con tus sentimientos y tratar de evitar tomar la dosis. Los medicamentos son importantes y así se los debe considerar. No son un castigo.
  • Mantén informado al niño. Los niños son inteligentes. Cuanto más entiendan acerca de sus medicamentos a largo plazo, más probable es que puedan tomarlos sin resistirse. Trata de explicarles con un lenguaje sencillo qué es lo que no está bien y de qué manera el medicamento los ayuda a sentirse mejor.
  • Trabaja en colaboración con tu farmacéutico. Hay una cantidad de cosas que los farmacéuticos pueden hacer para ayudar con la lucha que implica darles medicamentos diariamente a los niños. Algunas de ellas son recomendarles medicamentos alternativos con un mejor sabor, ofrecer opciones masticables en lugar de líquidos cuando resulte apropiado y aumentar la concentración del medicamento para que la dosis sea más pequeña. Incluso podrían darte consejos relacionados con cómo hablar con tu niño acerca de sus medicamentos.

Elimina el estrés que implica administrar los medicamentos

Una de las cosas más importantes que puedes hacer como padre o madre es asegurarte de que tu niño tome sus medicamentos según las indicaciones. Prueba combinar la toma diaria de los medicamentos con la rutina habitual de tu niño, como cepillarse los dientes o vestirse por la mañana. Con la aplicación móvil Express Scripts®, puedes recibir recordatorios de las dosis de tu niño en el teléfono.

Si tu niño necesita tomar medicamentos en la escuela o en la guardería, pídele a tu farmacéutico que te proporcione un frasco etiquetado adicional para que tengas un frasco para tu casa y otro para la escuela/guardería. Recuerda llevar los medicamentos para la escuela/guardería en su recipiente original, etiquetado, con tapa de seguridad a prueba de niños. Entrega al enfermero de la escuela o a la persona a cargo en la guardería información detallada por escrito, incluidas las instrucciones especiales del médico, las instrucciones de almacenamiento e información acerca de los posibles efectos secundarios. Si el medicamento es líquido, lleva un instrumento de medición aprobado.

Evita estos errores comunes con los medicamentos.

Nadie es perfecto y los padres con las mejores intenciones pueden cometer errores, incluso sin darse cuenta. Estos son algunos de los errores más comunes, para que puedas evitar cometerlos:

  • No midas las dosis de los medicamentos con utensilios domésticos. Las cucharas y los utensilios de medición domésticos varían en tamaño y pueden causar que le des sin querer a tu niño una cantidad excesiva o insuficiente de un medicamento en polvo o líquido. En cambio, usa el instrumento de medición que viene con el medicamento recetado de tu niño, como un gotero o un vaso. Si el medicamento no lo tiene, pídele uno al farmacéutico. Es importante que le des a tu niño la dosis recetada exacta.
  • Nunca te refieras a un medicamento como dulce. Puede parecer una buena manera de alentar a tu niño a tomar medicamentos, pero hacer eso puede ser increíblemente peligroso. Tu niño podría terminar tomando demasiado medicamento y tener una sobredosis, por creer que se trata de un dulce sabroso.
  • No supongas que los niños no pueden abrir un envoltorio a prueba de niños. Esas tapas giratorias especiales de los medicamentos no son infalibles. Más de 50,000 niños menores de 5 años ingresan al departamento de emergencias cada año por comer o beber medicamentos sin supervisión de un adulto.2 La mejor manera de mantener el medicamento de tu niño alejado de las manos equivocadas es guardarlo siempre en un lugar bajo llave, inaccesible y fuera de la vista.
  • Verifica siempre la fecha de vencimiento. Así como los alimentos tienen vencimiento, también lo tienen los medicamentos. Incluye en tu rutina de medicamentos verificar regularmente la fecha de vencimiento y eliminar los medicamentos vencidos de manera apropiada.
  • No dejes de darle el medicamentos antes de tiempo. Algunos padres dejan de darles los medicamentos a los niños cuando los síntomas empiezan a mejorar o si no mejoran rápidamente. Dale siempre el medicamento a tu niño según la receta durante el tiempo indicado, y comunícate con el médico o farmacéutico de tu niño si tienes preguntas o inquietudes.
  • Consulta siempre si es necesario ingerir alimentos. Aunque algunos medicamentos deben tomarse con alimentos para evitar molestias estomacales o para aumentar la eficacia, otros medicamentos deben tomarse con el estómago vacío. El farmacéutico de tu niño puede brindarte la información necesaria para que obtenga el mayor beneficio de su medicamento.

Nuestros farmacéuticos están aquí para ayudarte

Entendemos que los padres de niños que toman medicamentos a largo plazo se enfrentan a muchas dificultades, y queremos apoyarlos como podamos. Express Scripts® Pharmacy brinda acceso 24/7 a farmacéuticos especialmente capacitados, así que siempre tienes la ayuda que necesitas. También tenemos farmacéuticos con conocimientos sobre cómo tratar condiciones específicas, entre ellas asma, depresión, diabetes y otras.

1 American Academy of Pediatrics: Chronic Conditions (último acceso febrero del 2022): healthychildren.org.

2 Centers for Disease Control and Prevention: Adverse Drug Events in Children (último acceso febrero del 2020): cdc.gov/medicationsafety/parents_childrenadversedrugevents.html.

Fecha de publicación: 18 de marzo del 2022

Artículos relacionados