Seguridad de los estimulantes: Tratamiento del trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH) con medicamentos

A father helps his two young children with their homework at the kitchen counter.

Los estimulantes son el medicamento preferido para tratar el TDAH pero presentan algunos riesgos, especialmente en pacientes con determinadas condiciones cardíacas.

El TDAH es uno de los trastornos de neurodesarrollo más comunes en los niños, y afecta a más de 6 millones de niños en los EE. UU.1 Se caracteriza por síntomas como dificultad para concentrarse o terminar tareas, distraerse fácilmente, inquietud o incapacidad para sentarse quieto, interrumpir frecuentemente a las personas y olvidar o perder cosas. Este comportamiento con frecuencia puede durar hasta la edad adulta.

Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés), aproximadamente 3 de cada 4 niños con diagnóstico de TDAH reciben algún tipo de tratamiento.Para los niños de 6 años o más, la American Academy of Pediatrics recomienda una combinación de medicamentos y terapia conductual, y los estimulantes son el primer tratamiento recomendado.

Hablamos con Amy Kochins, farmacéutica certificada de Express Scripts® Pharmacy, acerca de los estimulantes para el tratamiento del TDAH, lo que incluye cómo funcionan, consejos para controlar los efectos secundarios, los factores de riesgo a tener en cuenta al tomar este tipo de medicamentos y las maneras de monitorear la adicción y el uso indebido.

¿Qué son los estimulantes?

Hay dos tipos diferentes de medicamentos estimulantes: metilfenidato, el ingrediente activo de Ritalin® y Concerta® y anfetamina, el ingrediente activo de Adderall® y Vyvanse®. Los estimulantes funcionan aumentando las sustancias químicas que producen bienestar, norepinefrina y dopamina, en el cerebro. Estas sustancias químicas pueden ayudar a que los niños se distraigan menos, a reducir la hiperactividad y a estar más concentrados.

Ambos tipos de estimulantes están disponibles en formatos de acción rápida o prolongada. Los estimulantes de acción rápida duran 3 o 4 horas y empiezan a funcionar en el transcurso de 30 a 45 minutos. Los estimulantes de acción prolongada se liberan gradualmente a lo largo del día y durante entre 6 y 8 horas.

Kochins afirma que algunos niños podrían beneficiarse con los estimulantes de acción prolongada debido a la conveniencia que ofrecen (se toman una vez al día) y porque habitualmente generan menos síntomas repentinos y efectos secundarios.

Los estimulantes están recomendados como tratamiento inicial para el TDAH. Sin embargo, el tratamiento no debería terminar allí.

“Los medicamentos solos podrían no ser la mejor manera de manejar el TDAH”, afirma Kochins. “Pueden complementar otras estrategias como la terapia conductual cognitiva, el entrenamiento en atención plena y la consejería”.

Cómo manejar los efectos secundarios de los estimulantes

Los estimulantes son el tipo de medicamento más eficaz para manejar los síntomas del TDAH, pero podrían conllevar una variedad de efectos secundarios. Ellos incluyen:

  • Pérdida del apetito (que puede derivar en un retraso en el crecimiento en niños)
  • Insomnio
  • Dolores de cabeza
  • Cambios de estados de ánimo
  • Tics, que son sonidos o movimientos compulsivos y repetitivos que suelen ser difíciles de controlar (pueden ocurrir en aproximadamente un 10% de las personas)

Kochins afirma que la mayoría de los efectos secundarios mejorarán para la mayoría de los pacientes en el transcurso de 2 a 3 semanas de uso continuo. Sin embargo, los síntomas del TDAH y los efectos secundarios de los medicamentos se superponen y pueden verse agravados por los estimulantes. En estas situaciones, Kochins recomienda acudir al médico para ver si se necesita un cambio en la dosis del medicamento.

Cómo manejar los efectos secundarios de los estimulantes

Los pacientes y los cuidadores tienen varias alternativas para ayudar a manejar los efectos secundarios de los medicamentos estimulantes, afirma Kochins.

  • Si toman un estimulante de acción prolongada y notan síntomas como cambios en el estado de ánimo o irritabilidad a causa de que la acción del medicamento se termina demasiado pronto, agregar una dosis por la tarde de un estimulante de acción rápida y liberación inmediata puede resultar útil en ocasiones. Kochins sugiere hablar con el médico antes de hacer cambios en los medicamentos.
  • Si el paciente experimenta dolores de cabeza, puede probar tomar acetaminofeno (Tylenol®).
  • Para minimizar las náuseas o la pérdida de apetito, Kochins recomienda tomar los medicamentos estimulantes con las comidas o inmediatamente después.
  • Si el paciente experimenta insomnio, Kochins sugiere que tome los estimulantes lo más temprano en el día que sea posible, incluso si tienen ganas de seguir durmiendo. Lee más acerca de los medicamentos que pueden afectar el sueño.
  • Si el paciente desarrolla tics, Kochins sugiere hablar con el médico acerca de una posible reducción de la dosis o el agregar otro medicamento para ayudar, siempre que el manejo del TADH sea bueno.

Según Kochins, todos los cambios en los medicamentos deberían hacerse en consulta con el médico e, idealmente, durante los descansos de la escuela o el trabajo.

Cuándo considerar el tratamiento con medicamentos no estimulantes

Los medicamentos no estimulantes son otra opción de medicamentos si el paciente no responde a los estimulantes, experimenta demasiados efectos secundarios debido a ellos o si hay una inquietud relacionada con un uso indebido de sustancias, afirma Kochins. Sin embargo, suelen ser menos eficaces que los estimulantes.

Los medicamentos no estimulantes que se recetan con mayor frecuencia son Straterra® (atomoxetina), Kapvay® (clonidina de liberación prolongada) o Intuniv® (guanfacina de liberación prolongada).

Seguridad de los estimulantes y monitoreo de señales de uso indebido

Como sucede con cualquier medicamento recetado, los estimulantes conllevan riesgos relacionados con la seguridad. Dado que casi un tercio de los niños con diagnóstico de TDAH siguen teniéndolo hasta la adultez, es importante enseñarles sobre el uso seguro de los medicamentos a largo plazo. Esto incluye cosas como no compartir medicamentos estimulantes con otras personas y saber cómo interactúan los estimulantes con los suplementos, con otros medicamentos y con bebidas o alimentos que contienen cafeína, como las bebidas energizantes, que pueden aumentar la frecuencia cardíaca. 

“Generalmente, el hecho de recetar un estimulante no conduce al abuso de sustancias”, afirma Kochins.

Dicho esto, es posible que algunas personas usen los estimulantes en dosis o por motivos distintos de los indicados. Las dos señales de advertencia más comunes de uso indebido son una pérdida de peso repentina o drástica, particularmente en adolescentes y adultos jóvenes, y cambios importantes en el estado de ánimo o la personalidad.

Guardar todos los medicamentos en un lugar seguro que esté alto, alejado o fuera de la vista es la mejor manera, y la más sencilla, de prevenir el uso indebido de medicamentos por parte de los niños.

Cómo puede ayudar Express Scripts® Pharmacy

En Express Scripts® Pharmacy, contamos con farmacéuticos especialmente capacitados que comprenden todos los diferentes medicamentos para el TDAH y el papel que desempeñan en el manejo de esta condición. Nuestros farmacéuticos están disponibles 24/7 para revisar los detalles de tu medicamento y responder cualquier pregunta que puedas tener. También monitorean si hay señales de uso indebido de medicamentos.

Obtén más información acerca de cómo Express Scripts® Pharmacy está a tu disposición.

Fecha de publicación: 7 de junio del 2022


1 Centers for Disease Control and Prevention: Data and Statistics About ADHD (último acceso el 16 de mayo del 2022): https://www.cdc.gov/ncbddd/adhd/data.html.

Return to blog homepage